lunes, 30 de noviembre de 2009

Algunos dioses egipcios

Para los antiguos egipcios, los dioses estaban en todas partes: en el agua, en el aire, en la tierra y en el invisible reino de los difuntos. Ellos habían creado el mundo y los humanos, y se encargaban de asegurar su continuidad. Día tras día, los dioses luchaban contra las fuerzas del mal que pretendían destruir el mundo y, en ocasiones, combatían también entre ellos. Aquí presentamos algunos de los principales: Por la mañana, Ra, el Dios Sol, sube a su barca de día y realiza un viaje de 12 horas por encima de la Tierra. Por la noche, tendrá que atravesar el Infierno en un peligroso viaje. De su integridad dependerá que al día siguiente vuelva a amanecer

Ra, el dios Sol

El dios Ra se presenta en tres formas: la del escarabajo que simboliza el Sol naciente; la de disco solar o Sol del mediodía; y por último, la de un viejo apoyado en un bastón en representación del Sol del ocaso.

Todas las noches, Ra realiza un peligroso viaje por el infierno en su barca nocturna en un ciclo de muerte y resurrección que representa el ciclo vital de la humanidad. En ese viaje es asaltado por demonios a las órdenes de Apofis, su eterno enemigo. Justo antes de que amanezca, Apofis realizará el peor de los ataques: si alguna vez Apofis consiguiese vencer a Ra, el Sol no volvería a salir.

Osiris, señor de los infiernos

Era rey en la tierra y enseñó a los egipcios la religión y el cultivo de los cereales. Pero fue asesinado por su celoso hermano Set, que le engañó para que se metiese en un arcón de madera, que después selló y echó al Nilo. Isis, esposa de Osiris, rescató el cadáver, pero cuando Set volvió a encontrarlo, lo cortó en muchos trozos que esparció por todo Egipto. Isis y su hermana Neftis fueron recogiendo trozo por trozo y, con la ayuda de Anubis, guía de las almas en el infierno, y de Thot, el escriba de los dioses, lograron recomponer a Osiris. Finalmente, Isis se transformó en pájaro y volando sobre el cuerpo de Osiris, le infundió la vida con sus alas. El resucitado Osiris regresó entonces a la oscuridad y desolación del mundo subterráneo para convertirse en señor y juez de los muertos.

Anubis, dios funerario

Es el dios que acude a llevarse a los fallecidos a la otra vida y se le representa como un cánido. El motivo de esta asociación se encuentra en la cotidianidad de los antiguos egipcios, que observaban cómo los perros del desierto desenterraban a los muertos para procurarse alimento.

Como guardián de las necrópolis, el dios acoge a los difuntos en las puertas de sus tumbas guiándoles al más allá. Una vez en la sala de las dos verdades, Anubis es el encargado de llevar al difunto para que su alma sea pesada, vigilando la balanza con la finalidad de que nadie pueda falsear el resultado.

Isis: esposa, madre y maga

Isis es representada como una mujer coronada con el “trono”. Además, más tarde es representada con cuernos y un disco solar entre ellos a la manera de la diosa Hathor. La diosa también puede ser mostrada como plañidera con sus brazos alrededor de Osiris. Isis puede aparecer en forma de escorpión, de ave, de cometa e incluso con forma de bóvido.

Todas estas variadas formas de representación se deben a que a medida que transcurría la historia de Egipto, Isis fue tomando atributos de otras diosas, en especial de Hathor: ambas fueron en diferentes épocas consideradas como madres de Horus y por lo tanto, del rey de Egipto (representación humana de Horus).

Durante el reinado de Osiris entre los hombres, Isis fue su hermana y esposa. Con la muerte y desmembramiento de Osiris a manos de su hermano y enemigo Set, Isis y su hermana Neftis reúnen todas las partes de su cuerpo. Gracias a su magia, la diosa consigue revivir el miembro sexual de su esposo quedándose embarazada de él y dando a luz a Horus.
Como esposa de Osiris y madre de Horus, Isis no sólo fue la madre simbólica del rey, sino también una esposa y madre modelo, ya que es el símbolo de la unidad de la familia divina.


La magia es una de las habilidades de Isis y uno de los mitos que la caracterizan con mayor poder es el del verdadero nombre de Ra: Ra creó al mundo a través de palabras. Sin embargo, su nombre secreto, lo guardó para sí. Isis, decidió aprenderse los nombres de todas las cosas, para ser tan grande como el propio Ra. Finalmente, la única palabra que desconocía era el nombre secreto del dios. Para que éste le diera su nombre, Isis lo engañó guardando saliva que había salido de su boca cuando día tras día cruzaba el cielo y le dio forma de serpiente que dejó en su camino. Inevitablemente, ésta mordió a Ra, y aprovechando su dolor, Isis le ofreció un antídoto si accedía a decirle su nombre. Así fue como finalmente Ra se lo dijo y utilizando su nombre, ordenó que el veneno fuese eliminado, dejándolo sano y salvo.

Horus, el dios Halcón

Dios con forma de halcón que en un principio tenía por ojos al Sol y a la Luna, pero después de que el Sol fuera asignado a Ra como símbolo, la Luna quedó como único ojo de Horus. A llegar a su mayoría de edad, Horus luchó contra su tío Set para recuperar el trono de su padre, Osiris, que había sido asesinado por Set. Finalmente, Horus ganó la contienda y se convirtió en el rey de Egipto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada