jueves, 25 de marzo de 2010

25 de Marzo, Día de la Alegría

El día del Año Nuevo.
La fiesta de Año Nuevo más antigua que se ha registrado se celebraba en la ciudad de Babilonia, cuyas ruinas se alzan cerca de la moderna ciudad de Al-Illah, en Irak. Se situaba a fines de marzo, en el equinoccio vernal o de primavera, esto es, al comenzar esta estación, y los actos festivos duraban once días. Los festejos modernos palidecen si se comparan con ellos. Los iniciaba un sumo sacerdote que, habiéndose levantando dos horas antes del alba y tras bañarse en las aguas sagradas del Éufrates, ofrecía un himno al dios local de la agricultura, Marduk, orando para pedir un nuevo ciclo de cosechas abundantes. Se pasaba la grupa de un carnero decapitado por los muros del templo, a fin de absorber todo contagio que pudiera infestar el sagrado edificio y, por extensión, la cosecha del ano siguiente. La ceremonia recibía el nombre de Kuppuru, palabra que apareció entre los hebreos casi al mismo tiempo, en su día de Reparación, o Yom Kippur.

Inicialmente los romanos hacían coincidir la celebración del Año Nuevo con la llegada de la primavera y lo festejaban el 25 de marzo.



También se celebraba en Roma la resurrección de Attis. La Fiesta Hilaria o Día de la alegría.
Este día es considerado como el equinoccio de primavera. Dentro de la festividad de Attis, con las primeras luces de este día, el Archigalo anunciaba la resurrección del dios y la esperanza de salvación para sus iniciados, tras lo cual los fieles estallaban en violentas manifestaciones de júbilo.
La gente se viste con los más variopintos disfraces en una especie de carnaval. Mientras, los iniciados pertenecientes a la secta Cibeles inician una ceremonia de renacimiento y remisión de los pecados en el santuario de la Diosa, situado en la ciudad de Roma, sobre la colina Vaticana, actual emplazamiento de la basílica de San Pedro.
Attis moría por la mañana, y resucitaba por la noche; celebrándose esta resurrección el 25 de marzo, equinoccio de primavera. Y en Roma era día de verdadero carnaval, con desenfreno general, disfraces y ausencia de autoridad.

Durante la Baja Edad Media. desde el siglo XI al XIII, los británicos celebraban el Año Nuevo el 25 de marzo

La ciudad de Florencia, hasta el año 1749, siguió celebrando el día del Año Nuevo el 25 de marzo con la llegada de la primavera, como se hacía en los comienzos del período republicano. Por esta razón el 25 de Marzo de cada año, en la Iglesia de la Santissima Annunziata tiene lugar la celebración del Año Nuevo, aún si hoy los de Florencia no identifican más esta fecha con el 25 de Marzo. En este día de fiesta la plaza donde se encuentra la iglesia se llena de tenderetes de comerciantes de todo tipo y, paseando por las calles del centro, se pueden aún encontrar procesiones históricas muy encantadoras

En un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirmo que Jesús de Nazaret fue concebido el 8 de las calendas de abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día de la Pasión y de su concepción, pues fue concebido el mismo día en que murió". Si fue concebido el 25 de marzo, la celebración de su nacimiento se fijaría nueve meses después, es decir, el 25 de diciembre.
Tomado de ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada